La hipocresía de la inclusión

La experiencia internacional demuestra que la legalización del aborto unida a los diagnósticos genéticos prenatales cada vez más precisos, tempranos y seguros, lleva la eliminación sistemática de casi el 90% de los niños con algún tipo de discapacidad, por ejemplo Síndrome de Down.

Los estudios genéticos prenatales están muy difundidos en los países con aborto libre, e incluso se pueden realizar con un simple análisis de sangre. Esto permite contar rápidamente con una muestra del ADN del embrión.

Si bien las madres no están obligadas a hacerse el estudio ni abortar al hijo con discapacidad, en la realidad se generan condiciones jurídicas que las presionan a hacerlo. Los médicos se ven obligados a ofrecer en forma sistemática los estudios prenatales para evitar juicios de mala praxis por parte de los padres. Los sistemas de salud excluyen de su cobertura o cobran aranceles muy altos a quienes no hicieron nada para evitar el nacimiento de niños con discapacidad.

En España, Dinamarca, Estados Unidos, Islandia y Francia los índices de nacimiento de niños con síndrome de Down han disminuido considerablemente. Los han eliminado antes de nacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here